Baia Sangiorgio Logo

San Nicola, 255-333/334, fue obispo de Myra en Asia Menor, actual Turquía. San universal, venerado en Oriente y en Occidente, es un símbolo  de unidad en la Iglesia, símbolo de paz y reconciliación entre los hombres.

El 20 de abril 1087 sesenta y dos marineros de Bari substrajeron los huesos del San de Myra y los trasladaron a Bari el 8 de mayo. Para custodiar las reliquias  fue construida una Basílica en estilo románico. Ya desde los primeros años nació la costumbre de celebrar la fiesta de la llegada de las reliquias en Bari.

A la fiesta litúrgica del 6 de diciembre, se añadió  aquella  del Traslado el 8 de mayo. Escribe un autor ruso de la Leyenda de Kiev:  “Aquel día, el papa de Roma, Germano (= Urbano II), los obispos y todos los ciudadanos instituyeron una gran fiesta en honor del Saton, que se repite, anualmente, hasta a hoy.

“Comieron, bebieron, e hicieron fiesta en aquellos días y hicieron muchos regalos a los pobres.”

Convertida en lugar peregrinación en su tríplice dimensión:  ecuménica, europea y mediterránea,la ciudad de Bari identifica su destino en el de San Nicola”que ha iluminado los corazónes de fieles de Oriente y Occidente.” Los primeros detalles sobre de la fiesta del Traslado son provistos a los principios del’600 por el histórico barese Antonio Beatillo, que utiliza las mapas antiguas de la actual Basílica hoy desaparecidas.

A finales de 700 y principios de 800la procesión pasa las paredes de la Basílica, alargando el recorrido hasta el muelle y dando origen a la tradicional Procesión a mar del 8 de mayo.

Los millares de ” peregrinos ” que llegan a Bari, algunos a pies, en los días de la Feria y la maciza participación de los Baresi a los muchas manifestaciones, que el  Comitato Feste Patronali (Comité Fiestas Patronales) organiza de acuerdo con la Basílica de San Nicola y la ciudad de Bari, hacen de la fiesta nicolaiana uno de los más importantes eventos religioso, socio-económico y cultural en el sur de Italia.